HORMIGON IMPRESO HONTROK

Hoy las técnicas, la funcionalidad y la inviabilidad de aquellos oficios y mano de obra semejantes han propiciado la aparición de nuevos materiales, hasta el punto que podemos considerar el hormigón como material protagonista de este siglo.

 

Su estudio ha permitido una evolución que ha hecho posible la utilización del hormigón no solo como componente estructural si no como elemento decorativo llegando incluso a su utilización como pavimento con un tratamiento superficial, estampado, dándole textura y color “in situ” al hormigón fresco que además de dotarle de una gran resistencia superficial reproduce fielmente materiales como la piedra, ladrillo, adoquines, maderas etc., con gran calidad, belleza plástica y una enorme versatilidad.

ATICON, es concesionario oficial y único de HONTROK EUROPA Hormigón impreso en la Comunidad de Madrid, con personal especializado y autorizado.



INNOVACIÓN

La innovación y la calidad guían nuestros pasos en todas nuestras actividades. La continúa aparición de nuevos materiales de construcción y nuevas necesidades.

 

Nos hacen investigar continuamente en busca de nuevos productos que cubran todas las necesidades del mercado y que cumplan con las normas más exigentes. Todos los productos empleados por nosotros son productos elaborados y patentados en nuestra central.

 

Contamos con un experimentado Departamento Técnico de desarrollo de productos que ejerce un estricto control de calidad. Así mismo, se dedican importantes recursos humanos y económicos al laboratorio de desarrollo de productos y sistemas constructivos.



FORMACION HONTROK

ATICON organiza periódicamente charlas teóricas y prácticas en la central de Valencia, para poner al día a nuestros trabajadores así como para recoger opiniones y sugerencias de los clientes y nuestro propio personal. De esta forma nos encontramos en constante proceso de mejora.



PRECIO / CALIDAD

Nuestros precios son competitivos, pero queremos hacer hincapié en la calidad de nuestros trabajos realizados. No nos sirve de nada tener los precios mas bajos del mercado si nuestro trabajo se degrada a los pocos años.